La médula espinal es una estructura cilíndrica que comienza en  la base del encéfalo, en el  foramen magno, un agujero del hueso occipital del cráneo.


Se extiende por el interior de al columna vertebral hasta la segunda vértebra lumbar con una longitud promedio de 45 cm, extensión que puede variar según la talla corporal de cada persona y el tamaño del tronco.
La médula espinal presenta dos curvaturas: una cervical, en el cuello, y otra lumbar, a la altura de la cintura.
De cada lado de la médula nacen 31 pares de nervios espinales o raquídeos.Las ramificaciones nerviosas que se continúan luego del cono medular, por su aspecto, se denominan cauda equina  (cola de caballo)

Al realizar un corte transversal por la médula espinal se ve que está formada de sustancia gris y sustancia blanca.

La sustancia gris está formada por somas neuronales, dendritas de asociación, axones no mielinizados y vasos sanguíneos. La sustancia gris se dispone en la porción central de la médula y su forma es similar a una letra H En el centro de la sustancia gris hay un pequeño conducto que corre a lo largo de toda la médula espinal y por donde circula líquido cefalorraquídeo: el canal de epéndimo. Se divide en cuatro porciones llamadas astas; dos astas anteriores y dos posteriores, que se comunican por la comisura gris. De cada asta anterior derecha e izquierda emergen las raíces  anteriores de los nervios raquídeos; a las astas posteriores derecha e izquierda llegan las fibras posteriores de los nervios raquídeos.
La  médula espinal tiene dos funciones principales: conducir impulsos nerviosos hacia y desde el encéfalo y elaborar respuestas a reflejos simples.
La sustancia blanca
 consta de paquetes de  axones mielinizados que conforman los tractos o vías que conducen información desde y hacia el encéfalo. Estos se disponen en tres regiones bien definidas de la médula espinal: posterior, lateral y anterior.

Las vías espinotalámicas localizadas en las columnas anteriores y lateral de la sustancia blanca, conducen información sobre temperatura y dolor provenientes de las neuronas sensoriales de la piel al cerebro.
Las vías piramidales o corticoespinales  son vías descendentes que llevan información motora desde el cerebro hasta los nervios espinales motores situados en los distintos niveles de la médula espinal.
La vía espinocerebelar  recibe información desde los receptores ubicados en los músculos  y tendones  y le envía a la corteza cerebelosa.
Las vías de Goll y Burdach  son vías ascendentes y transportan sensaciones de tacto y presión;  se ubican en la región posterior

Función elaboradora de la médula espinal

 La médula espinal es un centro elaborador de respuestas reflejas. Algunas respuestas reflejas elaboradas por la médula espinal son: el reflejo rotuliano y el sacar la mano al tocar un objeto que está muy caliente. Este tipo de respuesta se denomina refleja, y en ella participan una serie de estructuras nerviosas: receptor, centro elaborador y efector.
Para que las respuestas reflejas puedan llevarse a cabo deben darse los siguientes hechos:
El estímulo es percibido por los receptores u órganos de los sentidos.
Las neuronas sensoriales inician unos impulsos nerviosos, que son transportados por las vías nerviosas sensitivas hasta la médula espinal que actúa como centro elaborador. Cuando los impulsos llegan a la médula espinal originan otros impulsos en las neuronas de asociación.
Las neuronas de asociación producen impulsos en las neuronas motoras y los transmiten por vía de los nervios motores.
Cuando los impulsos alcanzan el efector, es decir, glándulas o músculos, éstos reaccionan produciendo la respuesta.
Las estructuras funcionales de las respuestas reflejas; receptor, vía sensorial, centro elaborador, vía motora y efector, constituyen lo que se denomina arco reflejo.
La respuesta que se produce en el centro elaborador ante la presencia de un estímulo que afecta al organismo y que ejecuta el efector, se denomina acto reflejo.

Arco reflejo  es el conjunto de estructuras constituidas por el receptor, la vía aferente, el centro elaborador, la vía motora y el efector que posibilita la respuesta a un estímulo.

Acto reflejo es la respuesta elaborada y ejecutada por los componentes del arco reflejo, ante un estímulo recibido por el organismo.
Los reflejos constituyen un tipo de respuesta involuntaria a determinados estímulos del medio. Son actos en los que no interviene la voluntad; comportamientos a respuestas no aprendidas.

Aviso legal | Política de privacidad | Mapa del sitio
Página creada y editada por Fresia Quintana Jara Profesor de Estado en Biología y Ciencias Universidad de Chile