El organismo humano posee dos sistemas para coordinar e integrar la conducta: el sistema nervioso y el sistema endocrino

El Sistema Nervioso  recibe datos internos y externos, los cuales procesa, analiza e integra para dar respuestas adecuada, según el estimulo recibido. Las principales funciones son la conducción del impulso nervioso y la integración de las diversas partes del organismo involucradas en el mecanismo de estimulo-respuesta.

El sistema nervioso esta compuesto por el encéfalo, medula espinal y tramos nerviosos.

El sistema nervioso comprende dos divisiones principales:

El Sistema Nervioso Central (SNC):es el sistema mejor protegido. Consta de el encéfalo y la medula espinal.

El encéfalo se le denomina así, al sistema nervioso central encerrado en el cráneo y comprende el cerebro, el cerebelo y el bulbo raquídeo. Es el responsable de nuestros pensamientos y de lograr satisfacer las necesidades más elementales. 

El Sistema Nervioso Periférico (SNP) es la segunda gran división del sistema nervioso, conduce mensajes hacia el sistema nervioso central y desde él. Esta formado por axones largos y dendritas. Está compuesto por el sistema somático y el autónomo.

Tronco Encefálico

El tronco encefálico está constituido por el mesencéfalo, la protuberancia y el bulbo raquídeo. Todos estos centros nerviosos poseen una estructura similar: substancia blanca en la parte externa con islotes de substancia gris esparcidos por toda su superficie. La substancia blanca está compuesta por fibras nerviosas que van y vienen del cerebro. El núcleo rojo del mesencéfalo es una de las masas de substancia gris más prominentes. Además de estas zonas más bien discretas de substancia gris y blanca, el tallo cerebral contiene una mezcla de ambas que recibe el nombre de formación reticular

Bulbo Raquídeo

También recibe el nombre de médula oblonga. Mide aproximadamente 2,5 cm de longitud y es la porción inferior del tronco encefálico que se continúa con la médula espinal.
Está formado por sustancia blanca en el exterior y sustancia gris en el interior.
La sustancia blanca consta de fibras nerviosas que permiten la comunicación entre la médula espinal y diversos centros del cerebro. En la zona anterior del bulbo, la sustancia blanca forma prominencias llamadas pirámides, que son haces de fibras nerviosas provenientes de la corteza cerebral que se dirigen a la médula espinal. Los haces piramidales conducen la mayor cantidad de información motora voluntaria, que viene desde el cerebro hasta la médula espinal.
En el bulbo, el 80% de las fibras nerviosas piramidales descendentes se cruzan formando los haces piramidales cruzados. Este cruce de las fibras determina que los movimientos de la mitad derecha del cuerpo sean controlados por el hemisferio izquierdo y los movimientos de la mitad izquierda por el hemisferio derecho. La sustancia gris está formada por varios núcleos. El bulbo contiene varios centros que regulan funciones como la presión arterial y el diámetro de los vasos sanguíneos, la frecuencia respiratoria y las pausas entre la espiración y la inspiración y la frecuencia cardíaca.


Protuberancia anular o puente de Varolio.

Esta estructura se ubica bajo el mesencéfalo, formando  una protuberancia en la zona anterior del tronco encefálico.
Está formada por fibras nerviosas que se conectan con distintas partes del cerebro y el cerebelo, permitiendo la integración de las distintas zonas del encéfalo.
La sustancia blanca está formada por fibras nerviosas que se  conectan con distintas partes del cerebro y el cerebelo, permitiendo la integración de las distintas zonas del encéfalo
La sustancia gris está formada por núcleos grises. Los centros nerviosos se encargan de regular el ritmo de la respiración: el neumotáxico y el apnéusico. La protuberancia tiene centros que elaboran respuestas reflejas que son transmitidas hasta los efectores por los nervios craneales. También recibe información de otras zonas del cuerpo a través de los nervios craneales.


Mesencéfalo o cerebro medio.

Es la primera porción del tronco encefálico, mide 2  cm de longitud y se extiende hasta la protuberancia anular. En su cara anterior o ventral, hay dos estructuras llamadas pedúnculos cerebrales derecho e izquierdo, que permiten la comunicación de las zonas altas del cerebro con las regiones más próximas a la médula espinal.
Los pedúnculos cerebrales están formados por: sustancia negra, núcleo rojo y tubérculos cuadrigéminos.
La sustancia negra tiene que ver con las respuestas motoras; el núcleo rojo es el lugar donde establecen sinapsis las fibras motoras provenientes del cerebro y del cerebelo, y los  tubérculos cuadrigéminos actúan como centros reflejos y controlan el movimiento de los ojos.
El tronco encefálico tiene estructuras indispensables para la relación del organismo con el medio interno o externo, y actúa como una vía de comunicación entre el cerebro y el resto del cuerpo.


Cerebelo

Para realizar actividades de gran precisión, es indispensable el control de movimientos finos y su coordinación, función que realiza el cerebelo.

Características El cerebelo se ubica en la región posterior e inferior  del encéfalo, unido al tronco encefálico por el pedúnculo cerebeloso.
Está formado por dos masas laterales de tejido nervioso llamadas hemisferios cerebelosos, los que se conectan entre  por medio de una porción medial llamada vermis.
La corteza cerebelosa  es una delgada capa de sustancia gris ubicada en la periferia. Esta envuelve a la sustancia blanca que se encuentra en el interior del cerebelo. Un corte en la zona media del cerebelo permite visualizar en su interior la sustancia blanca, que dibuja una estructura semejante a un árbol; de ahí que se le denomine “ árbol de la vida
La corteza cerebelosa está formada por 30 millones de neuronas de gran tamaño: las células de Purkinje.  Estas células integran  la información motora y nos informan sobre la posición del cuerpo.
El cerebelo se comunica con el cerebro a través de tres estructuras: el pedúnculo cerebeloso inferior, el medio y el superior.
El pedúnculo cerebeloso inferior transmite información desde la médula espinal hasta la corteza cerebelosa.
El pedúnculo cerebeloso medio recibe información desde la protuberancia anular y le envía a la corteza cerebelosa.
El pedúnculo cerebeloso superior es la principal vía de salida del cerebelo.  Las     neuronas que lo conforman

transmiten información del tálamo y tronco encefálico. Otra vía que saca información del cerebelo son los núcleos rojos del mesencéfalo, los cuales actúan como centros de relevo de la información que va desde el cerebelo a la médula espinal.
Funciones. El cerebelo cumple tres funciones principales:
Controlar la ejecución de movimientos finos y coordinado, como correr, caminar, escribir, enhebrar una aguja, y los movimientos de la boca que permiten hablar
Mantiene la tonicidad muscular y la postura corporal
Recibe la información proveniente del aparato vestibular ubicado en el oído interno, manteniendo el equilibrio.
El cerebelo utiliza un mecanismo de retroalimentación. Este le permite comparar el movimiento que se desea realizar con la postura del cuerpo, para así corregir continuamente la dirección y precisión de los movimientos. Para cumplir esta tarea, debe recibir información de los receptores ubicados en los músculos y articulaciones.
Las regiones laterales de la corteza cerebelosa originan impulsos nerviosos motores, capaces de generar movimientos compulsivos. Alteraciones del funcionamiento normal del cerebelo pueden originar patologías como la ataxia.
Los pacientes que padecen ataxia caminan de manera tambaleante, similar a como lo hace una persona bajo los efectos del alcohol. Pierden la capacidad de realizar movimientos finos y el lenguaje oral es confuso. Para diagnosticar esta enfermedad, basta con solicitar a un paciente que se toque  la punta de la nariz con el dedo. Esta simple tarea no podrá realizarla.

 

 

Cerebro

El cerebro tiene una gran hendidura  llamada cisura interhemisférica que lo divide en dos mitades: los hemisferios cerebrales derecho e izquierdo Ambos hemisferios se conectan por una estructura llamada cuerpo calloso, que permite la integración de las funciones de cada mitad del cerebro.
Las cisuras dividen cada hemisferio cerebral en áreas menores llamadas lóbulos. En el cerebro humano se distinguen cuatro lóbulos: frontal, temporal, parietal y occipital. También hay dos áreas conocidas como la ínsula y el sistema límbico, que, por sus  funciones, son comparables con los lóbulos.
Mediante la combinación de los datos obtenidos de diversas maneras, los investigadores han logrado elaborar un mapa del cerebro humano, en el cual se localizan las áreas en que se controlan las diferentes funciones.
Los lóbulos occipitales posteriores contienen los centros visuales.
Los  centros de la audición se localizan en los lóbulos temporales laterales del cerebro, por encima de los oídos
Las áreas motoras primarias, que controlan los músculos estriados, se encuentran localizados en los límites de los lóbulos frontales
En la zona anterior  de esta área  está el área del lenguaje o de Broca, relacionada directamente con la formación de las palabras.
Los lóbulos parietales controlan las sensaciones de calor, frío, tacto y presión resultantes del  estímulo de los órganos sensoriales de la piel.
El lóbulo límbico es una zona importante que controla las emociones y el comportamiento sexual.
La ínsula, aún cuando se conoce poco su función específica, parece estar relacionada con actividades involuntarias y voluntarias.
Estructura interna del cerebro. Si seccionáramos el cuerpo calloso entre los dos hemisferios cerebrales, se podría separar el cerebro en dos mitades. En cada una de ellas, se pueden identificar la sustancia gris, constituida por los somas neuronales, la sustancia blanca, formada por los axones mielinizados, el cuerpo calloso y el septum, que separan dos cavidades ubicadas lateralmente en cada hemisferio cerebral; estas se llaman ventrículos laterales.
Al hacer un corte perpendicular a la cisura interhemisférica, en la zona media del cerebro, se distinguen desde el exterior hacia el interior; corteza cerebral, sustancia blanca, ventrículos laterales, tálamo, tercer ventrículo e hipotálamo. Cada una de estas estructuras cumple una función específica dentro del cerebro.
Corteza cerebral  Es la zona externa del cerebro y tiene un espesor que oscila entre 2 y 5 milímetros. El análisis del tejido cortical permite identificar dos clases  de corteza:  la paleocorteza y la neocorteza.
La paleocorteza  es considerada el punto de partida de la evolución cerebral de los animales. En los humanos se relaciona con la interpretación de los olores, con las emociones y la conducta.
La neocorteza representa al 90% restante de la corteza cerebral. En ella están almacenados la mayor parte de los recuerdos: experiencias pasadas y respuestas motoras a las que se puede recurrir en cualquier momento, como, por ejemplo, los movimientos que permiten a una persona macar un número de teléfono.

Sustancia blanca. Está compuesta por axones neuronales mielinizados, los que le da color   característico.
Los axones se organizan en fibras de tres tipos:
Las fibras de asociación transmiten impulsos de una neurona a otra dentro de cada hemisferio cerebral
Las fibras  comisurales conectan una determinada área cerebral de un hemisferio con la misma área en  el otro hemisferio cerebral.
Las fibras de proyección son importantes vías nerviosas, que llevan y traen información  desde el cerebro a las distintas partes del cuerpo

Sustancia gris.  Se encuentra e las zonas profundas de la sustancia blanca. Está formada por somas neuronales, llamados núcleos cerebrales o basales. Su función, en aves, reptiles y otros vertebrados, donde la corteza motora es rudimentaria o está ausente, es controlar y coordinar las respuestas motoras.
En el hombre, los núcleos de la base participan en la planificación y programación de los movimientos, especialmente los que se realizan automática e inconscientemente.  La más compleja  y sofisticada computadora de nuestros tiempos no puede competir en rapidez y eficiencia con el cerebro. El funcionamiento complejo y preciso del cerebro se debe a su organización externa e interna.

Organización externa. El  cerebro humano  de un adulto pesa aproximadamente 1.400 g y tiene un volumen que oscila entre 1.350 y 1.500 cm cúbicos. Los estudios demuestran que no existe ninguna relación entre tamaño o volumen cerebral e inteligencia.
En su superficie externa presenta hendiduras profundas llamadas cisuras y repliegues llamados circunvoluciones.  Estas estructuras permiten  que una mayor superficie cerebral esté contenida en el cráneo.

 

Tálamo Es una estructura nerviosa ubicada en el interior del cerebro bajo el cuerpo calloso y a cada lado del tercer ventrículo. Mide aproximadamente tres centímetros de longitud y está formada por dos masas de sustancia gris y núcleos grises, cubiertos, parcialmente, por una delgada capa de sustancia blanca.
El tálamo se considera una estación de relevo de la información sensorial, ya que las neuronas que llevan  la información sensitiva hacia la corteza cerebral establecen sinapsis con neuronas del tálamo, con la sola excepción de las vías nerviosas que conducen información olfatoria.
Los núcleos del tálamo son: el geniculado medial y lateral, el ventral, ventro-lateral y el ventral anterior.
El núcleo geniculado medial recibe información desde los receptores auditivos y, luego, la envía a la corteza auditiva, ubicada en el lóbulo temporal.
El núcleo geniculado lateral recibe información de los receptores visuales y la envía a la corteza visual, que se encuentra en el lóbulo occipital.
El núcleo ventral actúa como estación de relevo de información proveniente de receptores gustativos, desde donde se dirige a la corteza sensitiva, lugar en que se perciben la mayor cantidad de sensaciones del cuerpo.
El núcleo ventro-lateral recibe información motora proveniente del cerebelo y la envía al cerebro.
El núcleo ventral anterior actúa como un centro de relevo de información motora que viaja  a los efectores.
Sensaciones térmicas, táctiles e incluso de dolor pueden ser interpretadas en el tálamo cuando el cerebro ha sufrido algún daño. También participa en la asociación de sentimientos y de movimientos relacionados con las emociones.

 

Hipotálamo. Esta estructura cerebral forma el piso y  parte de las paredes laterales de una cavidad cerebral llamada  tercer ventrículo. Se encuentra debajo del tálamo.
El hipotálamo  se encarga de una serie de funciones que permiten preservar el equilibrio interno del organismo u homeostasis. Estas son:
Actúa como estación de relevo y vía de salida de información desde la corteza cerebral a centros autónomos
Controla el funcionamiento de la principal glándula endocrina: la hipófisis
Controla  el apetito y la saciedad
Controla el comportamiento sexual y afectivo
Se relaciona con el estado de vigilia
Además de sus funciones nerviosas,  el hipotálamo es una estructura clave para la regulación del sistema endocrino.

 

Aviso legal | Política de privacidad | Mapa del sitio
Página creada y editada por Fresia Quintana Jara Profesor de Estado en Biología y Ciencias Universidad de Chile