Los aparatos reproductores constan de los órganos generadores de  gametos, llamados gónadas, y de estructuras que aseguran que el gameto femenino y el masculino se encuentren, especialmente en los animales en que hay fecundación interna. En el caso de los animales vivíparos, como lo son casi todos los mamíferos, existen en el aparato reproductor femenino, edemás, estructuras que albergarán a la cría durante el desarrollo prenatal.

Las gónadas masculinas se llaman testículos y las femeninas, ovarios. Además de producir gametos, secretan hormonas, llamadas hormonas sexuales, que participan en la regulación del proceso reproductivo y hacen aparecer y mantenerse las características no genitales que diferencian a los machos de las hembras, llamadas características sexuales secundarias, fundamentales para la atracción sexual.

 

APARATO REPRODUCTOR FEMENINO

 

Está formado por una serie de órganos que se encuentran en su mayoría dentro de la pelvis. Forman parte del aparato genital femenino los genitales externos e internos.

 

a. Genitales externos. Se denominan así a los órganos genitales externos de la mujer y comprenden:

 

  • Monte de Venus. Es un tejido blando (preferentemente tejido adiposo), ubicado por delante de la sínfides púbica, de tal manera que forma una pequeña eminencia. Sobre la piel que cubre esta zona, existe el vello pubiano (que aparece en el momento de la pubertad)
  • Labios mayores y menores. Son repliegues de piel que rodean el orificio externo de la vagina, y se unen por delante y por detrás. Ambos son pigmentados y poseen vellos (labios mayores). Los labios menores se ubican por dentro de los mayores.
  • Espacio interlabial. Es aquel espacio ovoide que se delimita por los labios mayores y menores. En él encontramos, desde adelante hacia atrás, diversas estructuras: Vestíbulo, Meato urinario (orificio de salida de la uretra), orificio externo de la vagina (entroito)
  • Clítoris. Pequeño cuerpo eréctil situado por delante  de los labios mayores. Participa en la estimulación sexual femenina.

 

 

     b.Genitales internos.

 

  • Ovarios. Son dos y se ubican dentro de la cavidad pélvica por delante del recto. En un corte transversal, se distinguen claramente dos zonas:
    - Zona central, de color rojizo, llamada médula. Está constituída por gran cantidad de vasos sanguíneos entre los cuales existe tejido fibroso.
    - Zona periférica o corteza, que es la que contiene los ovocitos I dentro del folículo primordial.
  • Oviductos o Trompas de Falopio. También son dos. Cada una se relaciona estrechamente con uno de los dos ovarios. Estructuralmente, es un tubo muscular de aproximadamente 10 cm de largo, cuya mucosa presenta una serie de pliegues longitudinales que ayudan a la progresión del ovocito II.
  • Útero. Es un órgano muscular hueco, de paredes gruesas y en forma de pera. Mide 6-7 cm de largo por 4 cm de ancho. Se ubica en la pelvis, por detrás de la vejiga, por delante del recto y por encima de la vagina.

    Histológicamente se distinguen 3 capas:

    - Capa externa: también llamada Perimetrio ( e independiente del peritoneo) Recubre sólo hasta el cuello del útero.

    - Capa media: También llamada miometrio. Es la más gruesa y está formada por músculo liso. Contiene la mayoría de los vasos que irrigan el útero y, al contraerse durante el parto, permite la expulsión del feto hacia el exterior.

    - Capa interna. También llamada mucosa uterina o endometrio. Es un tejido muy especializado que sufre cambios cíclicos, y se desprende parcialmente durante la menstruación. Su función es servir como receptáculo del producto de la concepción y alvergue al feto hasta su nacimiento. Por lo tanto, es el órgano de la gestación.
  • Vagina. Es un conducto músculo - membranoso que comunica los órganos genitales internos con el exterior. Se extiende desde el cuello uterino, sobre el cual se inserta, hasta la vulva. Posee pH ácido que limita el número de espermatozoides y evita la proliferación baceriana. Su función principal es recibir los espermatozoides que ascienden hacia el útero y posteriormente a la trompa, para fecundar el óvulo. Además, es el canal por el cual el endometrio desprendido sale al exterior durante la menstruación. Por último, es el canal del parto y el feto debe recorrerlo en toda su extensión en ese momento.

 

  • Glándulas anexas del aparato genital femenino.
    En la vagina existen dos glándulas, las cuales secretan un líquido mucoso que lubrica las paredes vaginales, especialmente durante el acto sexual. Vierten su secreción por medio de un conducto que se abre en el surco que queda entre los labios menores y la entrada de la vagina.

   

  • Fisiología del Aparato Reproductor Femenino.



Al igual que el hombre, su funcionamiento está regulado por complejos mecanismos hormonales. La mujer es cíclica y en su aparato reproductor ocurren cambios periódicos, mediados por hormonas, que se suceden en promedio cada 28 días (con un rango de 21 a 35 días).
El comienzo de la maduración sexual en la niña está marcado, al igual que en el varón, por una serie de cambios físicos y psíquicos, determinados por un aumento en el nivel de hormonas sexuales. El primer cambio está dado por la aparición del botón mamario (la telarquia), luego aparece el vello pubiano y, por último sobreviene la menarquia o primera menstruación.
A la edad de 12 años, aproximadamente, se produce un incremento en el nivel de gonadotrofinas actúan sobre los ovarios, los que comienzan a producir estrógenos (hormona sexual femenina responsable directa de la maduración sexual).
Así comienzan los ciclos sexuales o ciclos ováricos propios de toda mujer en edad fértil, que durarán hasta la menopausia (última menstruación).

Aviso legal | Política de privacidad | Mapa del sitio
Página creada y editada por Fresia Quintana Jara Profesor de Estado en Biología y Ciencias Universidad de Chile